Las mujeres avanzan en dirección a los despachos | Comerciantes

Mujer de 44 años, con alta formación técnica que se ha destacado en su área de especialidad y con una trayectoria de varios años en la firma. Así es el perfil tipo de las socias directoras de despachos de abogados de origen nacional con una facturación superior a 20 millones de euros. Aún son pocas en una posición tradicionalmente ocupadas por hombres. Sólo un 20% de los socios de los grandes bufetes (según cinco dias), y que, por tanto, pueden optar a asumir su mando, son mujeres. Sin embargo, esta tendencia poco a poco está cambiando, ya que hace 15 años este porcentaje apenas llegaba al 11%. Sí, como Juan San Andrés, entrenador y consultor especializado en el sector, la situación en las grandes firmas está dando la vuelta. «Entre el 66% y el 70% de los abogados que ingresan en ellas cada año son mujeres», afirma.

Ejemplo de esta rara opinión son María González Gordon, nueva codirectora social a partir del próximo 1 de julio de CMS Albiñana & Suárez de Lezo; Rosa Vidal, Directora Social de Broseta Abogados desde 2016; Cristina Camarero, su homóloga en Ontier España desde febrero hasta este año, y Mabel Klimt, que dirige Elzaburu desde 2021.

Todas ellas coinciden en que ser mujer no ha influido en sus carreras ni para bien ni para mal. El merito es la vara de medir. Asimismo, señaló que para desempeñar este cargo es imprescindible el apoyo y la confianza de todo el equipo; en particular, de los socios. Mabel Klimt agrega esta fórmula para el éxito del respaldo familiar. «Mis padres me criaron desde la perspectiva de que no había límites para los desafíos que quisiera plantarme y mi marido consejero es mi gran», declaró. La abogada cree que las cosas están cambiando, pero reconoce que en varias ocasiones le han pedido «confirmación del puesto que ocupa en la firma, como esperando un jefe por encima».

Claves de l’exito

Constancia, disciplina, perseverancia, una dosis de autoexigencia y una organización y planificación rigurosas para Rosa Vidal las claves para entrar en el selecto club de socias directoras de grandes despachos. En este caso, confiesa que su trayectoria en la Abogacía del Estado ha marcado su carrera, proporcionándole un conocimiento profundo del sector público y la capacidad para liderar equipos, organizar y planificar el trabajo. Su llegada a la dirección comenzó «como un reto ligado al cambio de modelo de gestión de negocio», explicó la abogada. Una nueva de hacer las cosas que ha catapulado a Broseta al noveno puesto en facturación entre los grandes despachos del país.

Por otro lado, María González destaca la importancia de la oportunidad de protagonizar la firma adecuada. En este caso, la codirectora de CMS Albiñana & Suárez de Lezo se incorpora en este cargo como más relevante a la carrera, por lo que es superable crear una nueva práctica en el mercado (negociación digital e intelectual propia) Montando un equipo desde cero.

Para Cristina Camarero, su nombramiento como responsable social del área de litigios y arbitraje de Ontier fue un antes y un después. Camarero reconoce que sintió vértigo cuando los socios del despacho en el que ha crecido como abogada durante 20 años apostaron por ella para tomar las riendas del negocio y la gestión diaria de la firma. Pero al final, cuenta, pudo más «la ilusión y las ganas de asumir este nuevo reto».

En ocasiones es decisivo el apoyo de los más cercanos. El proceso de relevo en Elzaburu no fue al uso. El fallecimiento del anterior consejero delegado abrió un período de reflexión del que Mabel Klimt fue espectadora hasta que su marido le animó a dar un paso adelante: “Un día me preguntó por qué no presentó una propuesta. Me quedé dos minutos en shock y luego lo vi claro”, cuenta.

No se salta el pecado rojo. La malla para María González ha sido «contar con el respaldo y la confianza de todos mis socios». Para ella ha sido especialmente relevante «el apoyo, la experiencia y el buen consejo tanto de César Albiñana como de Rafael Suárez de Lezo», socio director y socio presidente de la firma, respectivamente.

liderar un Camaradería no es cosa fácil. Como señala Juan San Andrés, se necesita un historial de éxito, una visión de negocio y un liderazgo capaz de movilizar sin provocar rupturas. Puede parecer un cliché, pero la intuición y la empatía son territorio común del mando femenino y la escucha es uno de sus ingredientes estrella.

El sello personal hace el restaurante. Camarero confiesa «pragmática, transparent ya veces demasiado directa. Creo que soy muy ejecutiva y me gusta pensar que eficiente». Para González, «the key is natural». La abogada pone «el foco en la energía, la demande, la empathy y las personas». La abogacía de los negocios está ante un reto ambicioso. Según San Andrés, the mayor tasa de abandono y los componentes tradicionales están retrasando la ruptura del famoso techo de cristal. Pero llegará. Las socias directors entrevistadas están convencidas de que es Hace falta, concluye Klimt, sigue tomando medidas para una conciliación real y que las mujeres se lo crean: «Síndrome del impostor fuera».

Remuneración

Los socios directores en los grandes despachos cobran en función del número de puntos o participaciones que tienen al ser nombrados, explica el consultor Juan San Andrés. Los líderes mantuvieron su participación —sus puntos— aunque dejen de llevar a clientes y usualmente obtienen más por su trabajo de dirección, señala el experto. Las cifras en los grandes bufetes, apunta, «rara vez estarán por debajo de los 500.000 euros y el techo puede alcanzar las siete cifras». En firmas más pequeñas, de cuatro o cinco socios, agrega, no es excepcional una remuneración de 250.000 euros. La directora social de Broseta, Rosa Vidal, aseguró que “la generosidad no es un factor que marque diferencias”.

Sigue toda la información de Economía allá Comerciantes fr Facebook allá Gorjeoo desnudo boletín semanal

Horario Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para escuchar su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO