Napoli se coronó campeón de Italia por primera vez desde 1990 y la era Maradona

Esta vez, está hecho. Cuatro días después de haber aplazado el partido, en casa ante el Salernitana, el SCC Napoli no desaprovechó una segunda ocasión. El club napolitano ganó, el jueves 4 de mayo, el tercer título de campeón de Italia en su historia, tras su empate sobre el césped del Udinese (1-1). Su primera coronación desde la era de Diego Maradona (1987 y 1990).

El día anterior, los jugadores del club fusilados por el volcánico Aurelio De Laurentiis habían seguido el desarrollo del encuentro entre la Lazio Roma, su único perseguidor, y el Sassuolo desde su hotel. una derrota de biancocelesti y Nápoles era sagrada. Pero los romanos, dirigidos por el extécnico napolitano Maurizio Sarri, no fallaron (victoria 2-0), y dejaron a los compañeros del delantero Victor Osimhen la tarea de conquistar su Scudetto en Friuli (noreste del país).

En Udine, enfrentarse a este rival cómodamente asentado en el blando vientre de la Serie A (13mi), Napoli solo necesitó un punto para asegurar el título. Pese a la apertura de la marca por parte del Udinese, los hombres de Luciano Spalletti han conseguido un empate con el que estarán satisfechos, y se proclaman campeones a cinco jornadas del final del campeonato. Un récord de precocidad, donde igualan cuatro equipos (Torino en 1948, Fiorentina en 1956, Inter de Milán en 2007 y Juventus en 2019).

Lea nuestro informe: Artículo reservado para nuestros suscriptores Fútbol: el Nápoles comunica a la espera de su coronación

Después de haber almacenado tambores, trompetas, y derribar el ambiente volcánico a los pies del Vesubio, enfriado por el empate al final del partido (1-1) de su vecino Salernitan -en el otro extremo de la costa amalfitana-, El domingo 30 de abril, las compañeras de la pirueta georgiana Khvicha Kvaratskhelia, de 22 años, no desaprovecharon su segundo “punto de partido” el jueves.

“Algo fuera de lo común”

Más de 16.000 tifosi napolitanos habían recorrido los más de 800 kilómetros que separan la Bahía de Nápoles de Udine -y 4.000 de ellos no tenían billete- con la esperanza de celebrar con sus ídolos el tercer Scudetto de Nápoles. El primero en no llevar el sello del argentino Diego Maradona, «rey» de Nápoles en la encrucijada de los años 80 y 90, y que falleció en octubre de 2020. Tras la estela del genial «Pibe de oro», Nápoles, ciudad degradada desde el Sur, había puesto a Italia en vilo en 1987 y 1990.

Anticipando la fiesta, todos los jugadores del club -incluidos los lesionados- realizaron el viaje. Por su parte, el presidente napolitano -que es de origen romano, lo que plantea una preocupación por los tifosi inflamados de la ciudad con 500 cúpulas-, Aurelio De Laurentiis ha optado por no seguir a su equipo, y quedarse en Nápoles.

Lee la imagen: Artículo reservado para nuestros suscriptores Del cine al fútbol, ​​Aurelio De Laurentiis, el volcánico presidente del Nápoles

Para la ocasión, el estadio Diego-Maradona había abierto sus puertas a los aficionados. En menos de dos horas se agotaron las 54.000 entradas puestas a la venta para asistir al partido por el tercer título napolitano en el venerable recinto, y frente a ocho pantallas gigantes instaladas para la ocasión. A cambio de cinco euros, para reembolsar los gastos de organización, el resto se invirtió en obras de caridad, los aficionados pudieron comunicarse de forma remota con sus jugadores.

Antes del encuentro, Luciano Spalletti había reconocido la singularidad de la temporada para su club. “En mi opinión, este Scudetto aquí, si llegara a suceder, es algo fuera de lo común. Es un evento cuyos beneficios no son solo para el club, o la ciudad de Nápoles, sino para todos los involucrados en este sistema., dijo el técnico napolitano en rueda de prensa. Sin Maradona, pero llevado por una variopinta plantilla de jóvenes jugadores, en su mayoría poco conocidos antes del inicio de la temporada, sus hombres le dieron a su ciudad un triunfo inesperado.

Boletin informativo

“París 2024”

«Le Monde» descifra la actualidad y los desafíos de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024.

Inscribirse

Por primera vez desde 2001 y la coronación de la AS Roma, el título de campeón italiano deja el norte del país. En 2023, los clubes de Milán, la capital económica, o la Juventus de Turín, el equipo de los jefes de Fiat, la familia Agnelli, no continuaron con su dominio absoluto sobre el trofeo. El Scudetto, el escudo con los colores italianos que adorna la camiseta del ganador de la temporada anterior, regresa al Sur, para deleite de los millones de napolitanos que se preparan para descender jubilosos sobre la ciudad.