“La fresa trae de vuelta su frambuesa”

ILos cultivadores de fresas suspiraron satisfechos. A pesar de la inflación en los lineales, nadie rehuye la fruta de temporada. Y, sin embargo, a principios de marzo, antes de las primeras entregas, todo el mundo sintió las tensiones. ¿Qué pasaría si los franceses, con un presupuesto limitado, fueran reacios a abrir sus billeteras para comprar fruta fresca? De momento, la fresa no ha sido sacrificada en el altar de la austeridad, y la gariguette se empuja desde el cuello a las bandejas.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En España, el cultivo intensivo de fresas amenaza el humedal de Doñana, patrimonio de la humanidad

Los productores de fresas tienen otro motivo de satisfacción. Hasta ahora, el drama meteorológico ha sido favorable para los cultivos. Buen sol, pero sin ola de calor, sinónimo de maduración rápida, congestión del mercado y el inevitable hundimiento de los precios de la mermelada. Sin embargo, un punto negro ha entrado en este panorama con tonos rosas.

Al inicio de la campaña, los productores ondearon la bandera roja. Pidieron a la gran distribución que entrara en razón y no se endulzaran demasiado con las fresas francesas. “En marzo, la bandeja de 250 gramos se compraba al productor por 2,60 euros y se encontraba a 7 u 8 euros en las tiendas. Aunque se tratara de pequeños volúmenes, temíamos que fuera un freno al consumo », explica Xavier Mas, productor de Lot-et-Garonne y presidente de la Asociación de Organizaciones Nacionales de Productores (AOPN) de Fresas. Si la presión ha surtido efecto, lamenta sin embargo que el precio actual pagado al productor, casi idéntico al que se pagó en 2022, no tenga en cuenta la inflación de los costes de producción, en particular los salarios.

Aplanadora

Incluso cuando el clima es favorable, los supermercados traen lluvia y sol. Así, la fresa del Périgord, sometida a su apisonadora, se desenrosca. El único que se beneficia de una indicación geográfica protegida (IGP), prueba dada al consumidor de que está bien arraigado en el suelo del Périgord y no se produce sobre la tierra como muchos de sus congéneres, a menudo no puede llevar su etiqueta distintiva. .

“De las 3.000 toneladas de fresas del Périgord que pueden acogerse a la IGP, solo una tercera parte la exhibe. Las marcas prefieren venderlos bajo su propia marca, como “Nuestras regiones tienen talento” o “Línea de calidad Carrefour”. Todo el esfuerzo que hemos hecho, distribuirlo lo hace suyo”, señala Roland Cabrillac, portavoz de las fresas del Périgord.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Materia prima: “Las fresas francesas son endulzadas”

Satisfechos con el jugoso negocio de las fresas francesas, aunque la gariguette, la ciflorette o la mara des bois representan solo la mitad de los volúmenes que se consumen en Francia, ahora quieren ampliar la oferta tricolor a las frambuesas. Un dulzor de verano también importado, principalmente de España y Marruecos.

Le queda por leer el 14,13% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.