La gran arma que tenía el presidente ruso Vladimir Putin contra los europeos era la energética. If conseguía that in Europe estos últimos meses se pasará a frío por falta de gas para animar las calfacciones, que la industria tuviere que detenga su producción por falta de energía y la inflación se décontrolara, los europeos se volverán contra sus gobiernos por ayudar a Ucrania y haber provocado la pérdida de suministros energéticos. Pero Europa reemplazar lo que hace unos meses parecia imposible.

El bloque cumplirá en agosto del año pasado que entre ese mes y marzo de este año consumiría un 15% menos de gas tomando como referencia una media del consumo de los últimos cinco años.

En los pasillos de las instituciones comunitarias se vio el objetivo como demasiado ambicioso pero también como un senal politico. No hubo acuerdo, en cambio, para que el ahorro fuera obligatorio.

Simplemente se pidió a la industria que redujera su consumo (incluso provocando detenciones de producción temporales) ya los ciudadanos que pusieran los termostatos de la calefacción a 19 grados.




La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y su vicepresidente, Frans Timmermans, en julio de 2022, al anunciar el plan de ahorro de gas. Foto: REUTERS

Caja de consumo

Sí, contra lo esperado, el plan exagerado. Eurostat, la Oficina de Estadísticas de la Comisión Europea, confirmó este miércoles que el ahorro no fue del 15% marcado como objetivo inicialmente sino del 17,7%. En algunos países, la tasa de ahorro fue muy superior a la media: 56% menos de consumo en Finlandia, 40% menos en Lituania o 37% menos en Suecia.

El consumo se redujo también porque los precios fueron inusualmente altos durante la mayor parte del año pasado, pero el ahorro sigue con precios ya normalizados porque este marzo se consumió un 17% menos que la media de los meses de marzo de los últimos cinco años.

Otra de las razones fue haber pasado un invierno menos frío de lo habitual, pero tal reducción de consumo sólo se clara, cree la Comisión Europea, porque la inmensa mayoría de los ciudadanos hizo caso a la recomendación y reducir el calentamiento en el invierno hasta los 19 grados como se les había pedido.

    El tinto de gasoductos europea

El Ejecutivo europeo ve una interesante reducción a la rápida reducción del consumo sin apenas consecuencias económicas y sin movimientos de protesta. Sería posible generar ahorros significativos y de forma generalizada.

Energía renovable

Bruselas elaboró ​​un plan para las nuevas instalaciones de calefacción que se instalen sin ser alimentadas con combustibles fósiles, si no que sean alimentadas con electricidad renovable o que utilicen hidrógeno verde (hidrógeno generado a partir de electricidad renovable) en cuanto esté disponible de forma generalizada.

Entre los mayores países del bloque, el que más redujo su consumo de gas fue Italia (un 18%). Francia consumió un 15% menos, Alemania un 14% menos y España un 11% menos.

Irlanda gastó prácticament lo habitual y el único país que consumió más gas fue Malta, que aumentó un 13% en comparación con su medio de consumo desde 2017 aunque ese aumento es una muy pequeña parte del consumo europeo porque es uno de los pays que menos consume . Además de Irlanda y Malta, los únicos países que no consiguieron reducir el consumo del gas un 15% como había marcado el acuerdo europeo fueron Eslovaquia (-1%), España (-11%), Polonia (-12,5%), Estonia ( -13,8%) y Bélgica (-14,5%).

Otro dato muestra cómo la estrategia del Kremlin falló. Europa ha importado de Rusia durante décadas aproximadamente la mitad del gas que necesita comprar afuera. Hasta 2021 fue así, cuando en junio de ese mes todavía compró a Moscú el 47,8% de sus importaciones de gas.

Pero desde entonces sus compras se han ido diversificando hasta hacer que en noviembre pasado importe de Rusia el 12,9% del gas que llega de afuera y de otros provedores el 87,1%. Europa importa alrededor del 83% del gas necesario.

Los principales proveedores son ahora Noruega y Argelia por gasoductos y Estados Unidos, Qatar y Nigeria con buques metaneros.

Bruselas, especial

CB

Mira también