“Apelamos a China a actuar de forma responsable en los retos globales, incluyendo a Ucrania”

A pesar de los duros mensajes contra China en el comunicado final de la cumbre del G-7 en Hiroshima, que ha propuesto combatir su “coerción económica” y afrontar “sus prácticas ajenas al mercado que distorsionan la economía global”, el primer ministro japonés , Fumio Kishida, llamado este domingo a Pekín a “caminar juntos en los retos globales que compartimos todos los países”. En una comparación simbólica ante la Prensa en el Parque de la Paz, y con el cenotafio y la cúpula de la bomba atómica a su espalda, Kishida instó a China “a actuar de forma responsable en los temas que surgirán a la comunidad internacional, incluyendo una Ucrania”.

Preguntado si Japón imponrá también sanciones a empresas chinas por su comercio con Rusia, Kishida prefirió mostrarse cautotando por el diálogo y no por la confrontación. “Esta cumbre del G-7 ha demostrado nuestra unidad a la hora de aplicar sanciones duras contra Rusia. Lo que hay que evitar es la evasion de las sanciones y, para ello, necesitamos la colaboracion de otros pays. En el caso de Japón, ya veremos qué es lo más efectivo”, respondió en distinto tono conciliador a la contundencia del comunicado final.

Kishida aseguró que todos los miembros del G-7, que incluir a las democracias más avanzadas y la Unión Europea, están de acuerdo en “la cooperación con China en retos globales”. Pero volvió a mostrar su preocupación por la tensión en los mares del sur y este de China y abogó por una resolución pacífica para Taiwán, isla democrática e independiente «de facto» exigida por Pekín.

“Mantener la soberanía”

Enlazando este contencioso con la guerra de Ucrania, el primer ministro nipón felicitó de que esta cumbre del G-7 con sus países invitados, entre las que destacan potencias emergentes como India y Brasil, había servido para «lanzar un mensaje que es inaceptable cambiar el status quo de forma unilateral y por la fuerza en cualquier parte del mundo». En ese sentido, insistió en que “todos los países deben ser capaces de mantener su soberanía e integridad territorial”.

Natural de Hiroshima, Kishida explicó que «no more place for celebrar a cumbre of paz» y volvió a rechazar tanto las armas nucleares como la amenaza de su uso, como ha hecho Putin con Ucrania. En el mismo sitio en que hace casi 78 años fue lanzado la primera bomba atómica, advirtió de que “nunca se debe bibliotecar una guerra nuclear”.