a militar abre fuego indiscriminadamente y mata a 4 personas

El Ministerio del Interior de Túnez ha informado de un ataque este martes en las inmediaciones de la sinagoga de Ghriba, en la isla de Djerba, que ha acabado con la muerto por detrás visitando al templo y dos agentes de seguridad.

El presunto atacante, que también habría fallecido en el operativo, es miembro de la Guardia Nacional en el puerto de Djerba. Según ha confirmado el Ministerio, el agente sacó su arma reglamentaria para abrir fuego contra uno de sus compañeros, acabando con su vida, para después desplazarse a la synagoga de Ghriba.

Abrió fuego a manera ciega contra los agentes de seguridad allí desplegados, matando a uno de ellos ya dos personas que visitaban el templo, aunque sin llegar a ingresar en la sinagoga. Hay además al menos nueve heridos de distinta gravedad, cuatro de ellos civiles, que han sido trasladados al hospital para ser atendidos.

El Ministerio de Exteriores ha confirmado además que uno de los dos civiles fallecidos es un ciudadano ingles de 42 años, mientras que el otro sería un tunecino de 32 años.

La sinagoga de Ghriba es el templo judío pero antiguo que aún permanece en pie en África, y es un punto de peregrinaje común en Túnez en estas fechas -el lunes y el martes se celebró la fiesta judía de Lag Ba’omer- con unos cientos de personas que estaban dentro del templo en el momento del ataque, según informó la emissora Mosaique FM, que además cifra en cerca de 5.000 las personas que visitaron la sinagoga en los últimos días, según los organizadores de los festejos.

Aunque el ataque no apareciera entrar en su interior, videos compartidos en redes sociales muestran a los fieles dentro del templo escuchando los disparos y tratando de averiguar que estaba ocurriendo, después que parte del dispositivo de seguridad bloquea las entradas mientras en el exterior se producía el enfrentamiento con el ataque.¡

No es el primer ataque

Non es la primera vez que esta sinagoga en l’île de Djerba es protagonista de un ataque de esta índole. En 2002 no fue agredido, luego reinculpado por Al-Qaeda, por la explosión de un camión cargado de explosivos frente al templo, contra 21 personas.

A partir de entonces, la Sinagoga de Ghriba cuenta con un gran dispositivo de seguridad durante todo el año, pero especialmente en ocasiones como esta, en la que cientos o incluso millas de fieles acuden para sus celebraciones religiosas.